lunes, 24 de febrero de 2014

Cadáveres en el armario



La primera vez que hoy esta expresión, durante una cena con amigas, no  le encontré mucho significado porque hasta ese momento no tenia esa sensación de avergonzarme ni de ninguno de mis líos ni de sentimientos que hubiera tenido, aunque fuesen no correspondidos.  Más bien siempre he sido de ese tipo de personas que en vez de mostrar un arrepentimiento flagelante, he optado por no tropezar de nuevo con las mismas piedras. Bien sea porque en la variedad está el “disgusto” o porque comienzo a variar mi “modus operandi” pero cierto es que ya comienzo a tener algún que otro cadáver en el armario.

Un cadáver en el armario no es más que esas historias que hubieras preferido no vivirlas o esos rollos que mejor no haberlos tenido. La típica situación de levantarte de la cama, mirar a tu lado y decir: “dios mío, no vuelvo a beber”.

En mi caso, así de drástico no ha sido, sino más bien en plan “cómo me pudo gustar ese fantoche” o “qué le vi a éste tío para liarme con él”. Son historias bastante grotescas y nada divertidas que no se merecen ni mi tiempo en escribirlas ni el vuestro en leerlas.

A todo el mundo nos ha pasado en alguna ocasión, a nosotras y a ellos. Nos hemos visto avocados a unas situaciones incómodas y no hemos sabido manejarlas. ¿Quién no ha sido lento de reflejos y se ha llevado un beso no deseado por no haber tenido los reflejos de “hacer la cobra”? Ese movimiento tan popular de cuello cuando un individuo/a se acerca para besarte y tú, que no tienes ninguna intención de notar su aliento tan cerca, retrocedes, evitando que vuestros labios se junten.  Pues me han contado historias que van más allá de esos besos robados y que acaban acostándote con uno/a por educación, por obligación y no como tienen que darse estas situaciones por devoción. Y así, inevitablemente, se van acumulando cadáveres en el armario.


Así como me gustaría poder marcha tras y sacar de mi cama algunos individuos, esas obligaciones yo no las he vivido pero sí que las han comentado. Ojiplática me quedé cuando una amiga confesó que ella sí que había pasado por el trance de llevarse a la cama a una persona que no le agradaba en absoluto. Habían coincidido en algunas reuniones sociales, y aunque en un principio le gustó, cuando volvieron a quedar, ya asolas, se dio cuenta de que la historia no iba a ningún lado y que esa atracción inicial se había esfumado dando paso a la zozobra de tener de resolver el entuerto en el que se había metido porque la otra parte sí que estaba por la labor de finalizar la velada entre sábanas blancas. Y así acabo teniendo una relación sexual de lo más desagradable. Lección aprendida, ha dejado de ser educada en esos momentos de intimidad en donde debe primar, desde mi punto de vista, el deseo y la seducción.  Yo no sé como lo veis nosotras pero para mí el sexo nada tiene que ver con la educación.

Más divertida me pareció la anécdota de otra amiga que la pillaron in fraganti cuando huía de la “escena del crimen”.  En esta ocasión fue al despertarse y verse acostada con una mujer a la que sólo le había unido un efímero y fugaz deseo, cuando, sigilosamente cogió su ropa y sus efectos personales (zapatos, abalorios, bolso y abrigo), y se dirigió a la puerta de la calle, con tal mala suerte que estaba cerrada pero sin las llaves puestas. No tenía escapatoria y ella creyéndose mañosa, sacó la tarjeta de crédito e imitando a las películas policíacas intentó vanamente liberarse de la prisión. Tuvo que montar un buen escándalo en su intento de fuga porque tras varios minutos, la dueña de la casa apareció por detrás, metió las llaves en la cerradura y le abrió la puerta. Curiosamente, hoy en día son amigas.


Yo sí que he llegado a salir sigilosamente y sin hacer ruido de casa de un amante pero ni me acosté por educación ni me arrepiento de aquellos escasos 20 minutos de relación sexual. Sólo que tener al lado a un hombre con el que me acababa de acostar, que se había puesto el pijama de franela nada más acabar el coito y que roncaba rítmicamente mientras su chihuahua me chupaba el dedo gordo del pie fue demasiado para mí.


Besos, os espero la semana que viene!!!

Recordad que en el blog sorteamos este precioso collar de DEKUERO CREACIONES!! 
Todos los datos AQUÍ


Off the record

Fotos de Pinterest

13 comentarios:

  1. Me he divertido mucho leyendo este post. Me han hecho gracias las anécdotas que cuentas y me acordé de muchas parecidas!
    Creo que como dices todas tenemos fallos de este tipo, pero creo que las más propensas a este tipo de patinajes son personas de carácter débil o inseguros, no se si es por educación jaja. Mis cadaveres en el armario fueron los dos primeros amores y más bien por inocencia, fueron hombres guapos y apuestos que se aprovechaban de que yo estaba enamorada y me han hecho mucho daño, pero ahora realmente les estoy agradecida, porque me enseñaron que con estas cosas hay que tener mucho cuidado y desde entonces jamas me vi envuelta en una aventura sexual incómoda o vacía. Se que soy muy enamoradiza y decidí no jugar a ser protas de Sex in the city, ya que definitivamente soy sensible jaja... Lo del pijama de franela es un cortarollos total, lo de chihuaha aún pasa jaja
    Besos

    http://alissagromova.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eres enamoradiza... como bien dices no puedes "jugar" con fuego pero tampoco creo que sea una cuestión de debilidad de carácter.
      Cada uno le podemos dar la definición que queramos lo que sí está claro que está en nuestra mano elegir con quién nos acostamos y si ha salido fallido, a otra cosa mariposa..
      Un abrazo Alissa

      Eliminar
  2. No había oído nunca esta expresión, ni lo de acostarse con alguien por educación, jajajaja! Buenísimas las dos!!! Y la culpa casi siempre es del último cubata!!
    Un besazo!
    “BeTrench"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último cubata suele ser criminal pero según me contaban las protagonistas de estas historias, no estaban ni mucho menos tan borrachas para no saber de antemano de que estaban cometiendo un error. Yo, sinceramente, lo de la educación me dejó temblando...
      Un besazo

      Eliminar
  3. Me ha encantado el post!
    http://helderschicplace.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Helder, te esperamos por aquí, por Cosas de Hermanas

      Eliminar
  4. Con cadáveres o no eres exquisita escribiendo no cambies nunca guapa!! Enhorabuena.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, Mari Carmen, gracias por tu apoyo... intentaré cambiar sólo para mejorar
      Besos

      Eliminar
  5. JAJAJAJA Pero que bueno!!! la historia de tu amiga es para morirse!!! Como me gustan los lunes amiga mía. Da gusto leer estas historias. da igual que sean más o menos eróticas, lo que maravilla es tu forma de escribir y de expresar los sentimientos en cada circunstacia. Gracias por tus historias... Un superbeso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si contribuyo a que el inicio de la semana sea un poquito mejor para algun@ de vosotros, me doy con un canto en los dientes...
      Ahora a por la siguiente historia... a pensar y a escribir
      Un besazo

      Eliminar
  6. JAJAJAJJA!! Me ha encantado el post!! Qué bueno!! :P

    Te espero por mi blog con un nuevo post!!

    http://nuncaesdemasiadorosa-mariaexojo.blogspot.com.es/2014/02/blue-gold.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tomarse la vida con humor aunque te encuentres en una casa extraña con un Chihuahua chupándote el dedo gordo...
      Gracias Maria :-)

      Eliminar
  7. Me encanta tu look Ester!!!Zoe

    ResponderEliminar