lunes, 9 de junio de 2014

Bella por dentro, bella por fuera


La famosa frase “la belleza está en el interior”, bien se puede utilizar como eslogan de cualquier marca de lencería dándole un sentido mucho más mundano, pero más sensual y práctico, porque esa belleza sí que está en nuestra mano.

Yo soy de esas mujeres que utilizo la lencería para sentirme bien, más atractiva, más bella. No es lo mismo utilizar un sujetador de algodón con unas bragas que nada tienen que ver, que vestirse desde el interior al exterior, con ese sostén de encaje negro y su culot a juego que recoge y sujeta las nalgas, en su justa medida, independientemente de nuestro peso y con un objetivo extra, que el elegido te los arranque con pasión. ¿Os seduce la idea?

Muchas mujeres afirman que no merece la pena poner tanto esmero en nuestra ropa interior porque su experiencia les dice que los hombres apenas se fijan y en el momento del sexo puede más la pasión que la contemplación. Yo no comparto esa idea. Por un lado, aunque hay hombres rudos que lo único que quieren es ir al tema, también hay muchos otros, delicados, que les embriaga ver a la mujer en ropa interior, que se deleitan quitándoles el sujetador o bajándole las bragas, suavemente y a mordisquitos. Pero además, y mucho más importante, es el poder que esa lencería fina puede tener sobre nuestra persona.

¡¡¡ Cómo me cambia la percepción de mi misma cuando visto bella por dentro!!!

Además, soy de esas mujeres que no me importa que se asome el tirante del sujetador, o que se vea parte del mismo a través del escote. Si es una lencería bonita, puede resultar de lo más sensual y atrayente, un arma de seducción.

Por eso cuando he visto que los corsés ya no son un artículo del pasado, que de nuevo se ha puesto de moda, he encontrado esa prenda que reúne las características de la ropa interior y me hace sentir bella por dentro, pero que además ensalza las bondades de nuestro cuerpo, sobre toda a mujeres como yo, con curvas y algo entrada en carnes, que no les importa mostrarnos tal cual somos. 

Como el verano ya está aquí, tenía claro que quería un corsé para lucirlo externamente, y lo encontré. Ha sido fácil acertar con la talla porque las medidas están muy bien explicadas. Eso sí, una recomendación, nos autoengañeís, que no dan casi de sí, lógico, su objetivo es recoger y mostrar nuestras curvas. ¿Os gusta?



A través de http://www.corses-es.com me he introducido en el maravilloso mundo de los corsés, para interior o para exterior; para dar una imagen de niña buena o malvada; en cuero, satén, seda…; modernos o con reminiscencias del pasado; en blanco, negro o en un sinfín de gama de colores y estampados… eso sí, con ballenas y corchetes para sujetar, apretar y estilizar mi figura. Hay tanta variedad que me ha sido muy difícil elegir el corsé que mejor me pueda encajar. 

Y ya sé cuando lo voy a estrenar. Creo que no os he hablado del belga. Es un chico que conozco desde hace tiempo y con el que tengo mucha química. Si queréis que os sea sincera, me tiene descolocada porque no sé lo que pretende conmigo y porque ni yo misma tampoco lo tengo nada claro. Me gusta, pero no me vuelve loca ni tengo ganas de ser la activa en el progreso de nuestra relación. Hasta la fecha y en estos casi cinco años que nos conocemos, sólo ha habido un rollete bastante inocente una noche que me llevo a casa y que me lancé al despedirnos. Lo recuerdo con mucha ternura pero ciertamente después de esos besos, pasó el tiempo y aquello se quedó en una noche un poco tonta.

Hace unos meses volvimos a retomar el contacto y quedamos en dos ocasiones, dos citas en las que no avanzamos ni retrocedimos, pero en las que de nuevo dejamos constancia de nuestra química.

¿En qué punto me encuentro ahora mismo? Hace unas semanas me lo encontré, y verlo reavivó mi interés por él y, en principio, parecía que el suyo por mí también, aunque la realidad es que en todos estos días, a excepción del intercambio de una serie de mensajes, no he sabido nada de él. Por un lado no me apetece dar a mí el primer paso. Considero que sí estuviera interesado en mí, podía haberme llamado. Por otro lado, él puede estar en las mismas, y entre uno y otro, la oportunidad se nos puede escapar. 

Por eso, y enlazando con la importancia de sentirse fuerte y con las ganas de estrenar mi corsé nuevo, me he planteando llamarle y probar la fuerza de la seducción de mi nuevo corsé. En esta vida quién no prueba, no gana.

¿Qué pensáis? No estoy del todo segura, pero haga lo que haga, os lo cuento... y que me ponga...


NO soy yo, que conste, pero me queda más o menos. ;-)

Ya sabéis que me gusta ilustrar mis post con películas.. que película os viene a la cabeza si pensáis en corsés? Una de 2001, dirigida por el australiano Baz Luhrmann e interpretada por Nicole Kidman y Ewan McGregor. Efectivamente, Moulin Rouge...



Ya sabéis, si os animáis a compraros un corsé, no perdáis de vista http://www.corses-es.com/

Hasta la semana que viene...

Besos

Off the record

Fotos de Pinterest

11 comentarios:

  1. Para mi también es muy importante la lencería.

    me-andmybag

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la lencería es importante y debemos ir a gusto tanto por dentro como fuera.
    Un Post genial, gracias por el comentario, yo también te sigo:)

    http://www.radianteyfabulosablog.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por seguirnos Thais. Es una delicia contar con seguidoras como tú. Un abrazo

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo. Sentirse bien desde dentro se nota por fuera, y la lencería aunque no se ve tiene ese poder de que nos sintamos arregladas. Besos guapa!!

    Mª José Fernández
    www.blogimagenshopper.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si encima puede mostrar parte de esa lencería, de manera sutil (nada del hilo del tanga), puede ser un arma de seducción. ¿no te parece Mª José?. Gracias por participar. Un besazo

      Eliminar
  4. Amazing!
    kiss
    http://www.milanotime.net

    ResponderEliminar
  5. Si que es importante sentirse guapa por dentro, creo que te da muchísima seguridad!!!
    Besitos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguridad, confianza... sinónimos de sentirse bien con uno misma y eso es importantísimo... Besos amig@

      Eliminar
  6. El corsé es espectacular... Nunca he tenido uno, ¿son muy incómodos?

    ResponderEliminar