lunes, 2 de junio de 2014

Segundas oportunidades


Es curioso como la vida nos pueda cambiar en un momento, casi sin quererlo y casi sin buscarlo.

Nada podía imaginar Pilar, mujer madura y asentada emocionalmente, y a la que, de repente, la pasión le entró por su puerta con la firme intención de quedarse, de instalarse de nuevo en su vida.

Y así ha sido, y así lo ha decidido. Una decisión difícil porque Pilar lleva más de 40 años con Carlos. 

Pilar, a sus cincuenta y tantos años, estaba casada con su novio de la juventud, madre de dos hijos que ya han superado la veintena. Su vida transcurría tranquilamente entre su trabajo, dependienta de una tienda en un pequeño pueblo del interior de nuestro país, y su matrimonio bien avenido, neutro, estable y sin ningún altibajo, hasta que apareció Jesús, un comercial, también casado, que se encandiló de su dulce sonrisa y sus suaves maneras. Jesús lo tenía claro, insistió e insistió hasta desviarle del camino de la corrección por el que caminaba durante más de cinco décadas.

Se lo pensó mucho pero fue mayor la tentación que la cordura y la balanza de su existencia se inclinó por lo políticamente incorrecto. No sin antes confiarle a su esposo el trance por el que estaba pasando. 

Ser o no ser (infiel). Tal vez contárselo no fue la mejor decisión. Seguramente fue un error compartir con él lo que le preocupaba porque su preocupación se tornó en angustia para Carlos. No supo asimilarlo, lo normal para cualquier persona que se encuentra en su zona de confort bien acomodado, y creyendo que la perdía para siempre, cayó en una depresión.


Ella quería a Carlos, no pretendía infringirle daño alguno, pero ya no le amaba. Si hubo pasión en algún momento, hacía muchísimo tiempo que se había esfumado. Y dio el paso hacia la infidelidad en favor de esa historia de amor que en su madurez le hacía sentirse como un adolescente. No pudo resistirse a cupido o al demonio, según con los ojos que se mire.

Ahora y de momento, lo tiene todo porque aquel novio de la adolescencia, que se convirtió en su fiel esposo es ahora su ferviente “cornudo”, sin querer faltarle al respeto, pero lo que es cierto es que su marido, consciente del momento que está pasando su esposa, ha optado por mirar al otro lado, asumirlo, y continuar junto a su amor de juventud.

Cuando ella dio riendas a sus instintos más primarios, habló con él y consciente de lo que una respuesta afirmativa por su parte significaba, la ruptura de la familia, le expresó que entendía perfectamente que se quisiera separar. Él, al contrario de lo que muchas personas hubieran hecho, calló y otorgó.

Actualmente, Pilar vive felizmente en familia, casada, y viviendo su historia en paralelo, discretamente, sin hacer alarde en público del feliz momento que está viviendo. Su marido, Carlos, una vez que ha visto que su matrimonio no peligra, continua en esa zona de confort, estable, neutra, sin altibajos… pero ¿feliz?

La infidelidad es un tema que recurrentemente protagoniza mis relatos y, tal y como siempre he dejado constancia, soy de la opinión de que existen otras deslealtades mas graves y que deberían tenerse más en cuenta. Pilar no está siendo deshonesta ni desleal. Fue valiente, sabiendo que podía perderlo todo, quiso afrontar la situación, sin esconder, sin dejar de vivir. También fue egoísta, como lo somos el 99,9% de las personas, y la consecuencia es que seguramente sobre su conciencia está el pesar que le produce haberle hecho daño a Carlos.


La vida es una escala de grises, no existe el negro oscuro, ni existe el blanco impoluto. Del mismo modo que existen escalas de infidelidad. Ya sé que es algo complicada esta linea de pensamiento, la de distinguir entre tipos de infidelidades pero corresponderéis conmigo que no es lo mismo el/la infiel que sistemáticamente vive una vida sexual en paralelo a su pareja, tanto con un@ como con veinte, engañándol@ por miedo a romper su estabilidad, que otras personas que deciden revivir la pasión, a sabiendas del peligro que entraña y viviendo de la manera más honesta posible.

Sé que hay muchas películas que narran la infidelidad pero cómo todas las que me vienen a la cabeza narran un trágico final (Presunto inocente,Atracción falta, Infiel…) esta semana nos quedamos sin trailer.

Hasta la semana que viene
Besos
Off the record.

Fotos  de Pinterest


2 comentarios:

  1. Que buen post!! genial!

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias... aquí ya sabes, todos los lunes

    ResponderEliminar